martes, junio 06, 2017

Comienza Feced III

Este jueves comenzará en Rosario el décimo primer juicio oral y público contra criminales de lesa humanidad. Se trata de la causa Feced III, donde serán juzgados el cura Eugenio Zitelli y trece policías acusados de secuestros, torturas y homicidios cometidos durante la dictadura en el ex Servicio de Informaciones (SI). “La presencia del sacerdote Eugenio Zitelli en el banquillo de los acusados, viene a confirmar el rol de complicidad con el genocidio que tuvo la Iglesia Argentina”, plantearon desde el Espacio Juicio y Castigo en un comunicado de prensa, en el que informaron la realización de una radio abierta para acompañar a los testigos y querellantes ante el inicio del proceso.

Según un informe realizado por el equipo jurídico de la organización Hijos (una de las querellas en la causa), en el juicio se ventilarán 155 casos de violaciones a los derechos humanos, por los que serán juzgados los ex policías santafesinos Carlos Ulpiano Altamirano, Eduardo Dugour, Julio Fermoselle, Héctor Gianola, Daniel González, Ramón Ibarra, José Rubén Lo Fiego, Mario Alfredo Marcote, Lucio César Nast, Ovidio Olazagoitía, José Carlos Scortechini, Ernesto Vallejo, Ramón Vergara y el sacerdote Eugenio Zitelli.

Los acusados participaron del circuito represivo que tuvo como eje el SI, el mayor centro clandestino de detenciones del sur de la provincia de Santa Fe, que funcionó en la ochava de San Lorenzo y Dorrego de la Jefatura de Policía de Rosario, en pleno centro de Rosario.

En el proceso, que llevará adelante el Tribunal Oral Federal 2 de Rosario, se investigarán los delitos de homicidio, privación ilegal libertad, torturas, abuso sexual y asociación ilícita. El tribunal estará integrado por los jueces Lilia Graciela Carnero (Entre Ríos), Francisco Miño (Santa Fe) y Carlos Villafuerte Ruzo (San Nicolás).

Según explicó la abogada de Hijos Rosario, Nadia Schujman, para este juicio “se unificaron varias causas que en un momento tramitaron por separado principalmente porque los acusados formaban parte de un mismo grupo operativo”.

A pesar de ser un megajuicio, Schujman aclaró que “sólo se juzgarán parte de los ilícitos que se investigaron en la etapa de instrucción”, y que “aún quedan pendientes hechos delictivos que tuvieron por víctimas a otras personas, y por responsables a estos mismos imputados y a otros más”.

De los catorce acusados sólo tres no fueron juzgados y condenados en los anteriores debates orales de la causa “Feced”: los policías “Beto” Gianola y “Lagarto” González; y el sacerdote Eugenio Zitelli.

Gianola y González estaban prófugos cuando se realizaron los juicios anteriores, mientras que Zitelli interpuso numerosos recursos que demoraron la llegada de su causa a juicio oral.

Adolfo Villate, fiscal federal que intervendrá en el juicio explicó que de los 155 casos que se ventilarán en el debate oral “80 son casos nuevos, es decir que no han sido juzgados anteriormente”.

Según Villate, “es un juicio que se calcula que va a durar un año y medio o dos” y que cuenta con unos 300 testigos ofrecidos por las partes.

Desde la querella representada por el equipo jurídico de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), destacaron que las audiencias orales de la megacausa (que ya tuvo dos sentencias en Feced I y II) “han permitido reconstruir como nunca antes el mapa de la represión ilegal en Rosario y zona”.

“En este juicio en particular la APDH se propone fundamentalmente establecer las responsabilidades civiles en torno a quienes saquearon la Biblioteca Popular Constancio C. Vigil”, refirieron desde la organización, para remarcar que entre los casos investigados se incluyen los crímenes cometidos contra integrantes de la prestigiosa entidad de barrio Tablada, que fuera intervenida durante la última dictadura.

El cura Zitelli estará en el baquillo de los acusados. Foto: Juane Basso.

Un de los datos sobresalientes del juicio es que será juzgado por primera vez en Rosario un representante del clero. “La presencia del sacerdote Eugenio Zitelli en el banquillo de los acusados, viene a confirmar el rol de complicidad con el genocidio que tuvo la cúpula de la iglesia Argentina”, plantearon desde el Espacio Juicio y Castigo en un comunicado de prensa.

“La iglesia acompañó no sólo a la junta militar desde su cúpula, sino que aportó un capellán en cada unidad de ejército e incluso en los centros clandestinos de detención como ocurrió con Zitelli en el ex Servicio de Informaciones de la Policía de Rosario”, añadieron las organizaciones de derechos humanos.

A través de su comunicado, las organizaciones de derechos humanos de la ciudad y los diversos movimientos sociales, gremiales, estudiantiles y políticos, que integran el espacio Juicio y Castigo, convocaron a “participar del juicio y acompañar a los testigos y querellantes”.

Las organizaciones llamaron “a participar desde las 9 en el inicio de la audiencia y luego al mediodía de una radio abierta en la que se escuchará la palabra, entre otros, de referentes de derechos humanos y sobrevivientes de la dictadura”.
Con la tecnología de Blogger.