miércoles, abril 27, 2016

Última audiencia de la causa Cambiaso-Pereira Rossi: La sentencia se leerá el miércoles 4 de mayo a las 13

El juicio oral y público contra los once represores imputados por el secuestro, los tormentos y los asesinatos de los militantes peronistas Osvaldo Cambiaso y Eduardo Pereira Rossi, finalmente llega a su fin. Este miércoles 27 de abril pasado el Tribunal Oral Federal (TOF) N°2 puso fecha y hora a la sentencia: el 4 de mayo, a las 13.


En la última audiencia, el coronel de Infantería (RE) Pascual Guerrieri defendió su actuación durante la última dictadura, al afirmar que fue “soldado de una guerra justa” y en un brote de cinismo se comparó con Superman. “Hablan de Guerrieri uno, Guerrieri dos, Guerrieri tres”, se mofó en alusión al nombre de varios expedientes cuyas carátulas comienzan con su apellido y que investigan gran parte de los delitos de lesa humanidad perpetrados en tiempos del terrorismo de Estado. El ex jefe del Destacamento de Inteligencia 121 de Rosario, se pronunció así al decir sus palabras finales ante el TOF que lo sentenciará.

“Si seguimos manejando todo esto con el espejo retrovisor, les aseguro que vamos a chocar”, advirtió Guerrieri dirigiéndose a los jueces, a quienes les pidió que no enfoquen su trabajo “en el pasado”.

El militar volvió a cargar, como lo hiciera en otras oportunidades, contra los procesos legales contra el genocidio en el país y apuntó varias veces contra la querella de HIJOS, que representa a las hermanas Cambiaso, Gladys y Ethel.

El represor cuestionó los juicios por delitos de lesa humanidad reabiertos desde 2006 y dijo que estaba siendo “sometido a una nueva guerra” y que era “un preso político”, al igual que sus “compañeros de generación”. Además, consideró que los genocidas pelearon “sacar al demonio de este país”. “Por ahí nos apuramos a cerrar la puerta y les quedó una cola adentro”, dijo.

El ex jefe de Inteligencia, quien cumple una pena de prisión perpetua y ya fue condenado en otras dos causas por crímenes de lesa humanidad, tuvo así su derecho a pronunciar palabras finales, previas al dictado de la sentencia en el juicio oral por los secuestros y asesinatos de Cambiaso y Pereira Rossi, ocurridos en mayo de 1983. En el juicio hay once imputados, entre los que se destacan el último dictador, Reynaldo Benito Antonio Bignone, y el ex comisario bonaerense Luis Abelardo Patti.

El tribunal integrado por los jueces Beatriz Baravani de Caballero, Omar Digerónimo y Jorge Venegas Echagüe, decidió que el imputado Carlos Alberto Lucena quede afuera del juicio por “incapacidad sobreviviente”, ante un planteo de su defensor sobre las condiciones de salud que atraviesa el ex jefe del II Cuerpo del Ejército en el final de la dictadura.

Además de Guerrieri, también brindaron sus palabras finales el militar retirado Rodolfo Rodríguez, quien manifestó su inocencia por los hechos que se le endilgan, del mismo modo que lo hicieron Juan Andrés Cabrera y Carlos Sfulcini, ambos ex integrantes del Personal Civil de Inteligencia (PCI), y el segundo de Guerrieri en Inteligencia, Luis Américo Muñoz.

De acuerdo a lo que se ventiló durante el debate oral, Cambiaso y Pereira Rossi fueron secuestrados el 14 de mayo de 1983 de un bar céntrico de Rosario y trasladados a un galpón de las afueras de esta ciudad, donde sufrieron tormentos. El personal de Inteligencia que realizó el operativo los entregó a una comisión policial encabezada por Patti, quien de acuerdo con la acusación fiscal fue la que los asesinó simulando un enfrentamiento.

Tanto la fiscalía como las querellas particulares pidieron al tribunal en sus alegatos de cierre pena de prisión perpetua para la totalidad de los acusados.

Desagravio para un fiscal

En la última audiencia del juicio Cambiaso-Pereira Rossi, y previo a las palabras finales de los imputados, se dieron lo que se conoce como “réplicas y dúplicas”, una suerte de debate final entre las querellas, fiscales y defensores. En su reposición, uno de los abogados de los represores, Gonzalo Miño, hizo un alegato más político que técnico en el que además de chicanear a las otras partes del proceso, dedicó un buen tramo de su alocución para fustigar al antiguo fiscal de la causa, Juan Patricio Murray.

A su turno, la representante legal de las hermanas Gladys y Ethel Cambiaso y abogada de Hijos, Nadia Schujman, hizo un desagravio hacia Murray. La letrada se refirió a Murray como “un actor fundamental para llegar a esta instancia del juicio, cosa que la defensa particular sabe y por eso, pese a que hace tiempo no está actuando en la causa, igual sigue siendo perseguido con falsas denuncias”.

“Buscó siempre la verdad sin importar los intereses a los que se enfrentara”, destacó Schujman sobre el antiguo fiscal que logró la reapertura del expediente que la Justicia en un principio se negaba reiniciar bajo la figura de cosa juzgada.


La letrada trajo además a la audiencia un cita del propio Murray, en el marco del trabajo realizado en la etapa de instrucción de la causa: "Una investigación llevada adelante por la justicia de facto, y una pretendida autoridad de cosa juzgada, en el contexto histórico político pre mencionado, y con las falencias detalladas, no pueden prevalecer por sobre el derecho de las víctimas y la sociedad en general de conocer la verdad de lo acontecido y procurar el castigo de los responsables de los hechos y de su encubrimiento".
Con la tecnología de Blogger.