jueves, marzo 10, 2016

Alegatos en el juicio Cambiaso Pereira Rossi: Hijos pidió prisión perpetua para todos

Imagen del inicio del juicio. Foto: Andrés Macera.

Las querellas del juicio oral que se lleva adelante en Rosario por el secuestro y asesinato de dos militantes peronistas Osvaldo Cambiaso y Eduardo Pereyra Rossi pidieron este miércoles al tribunal la pena de prisión perpetua para el ex dictador Reynaldo Bignone, el ex comisario bonaerense Luis Patti y los otros nueve imputados.


Al concluir su alegato esta tarde, la querella unificada de las secretarías de Derechos Humanos de Nación, a cargo de Santiago Bereciartúa; la provincia de Buenos Aires, representada Eliana Masegosa; y la particular de las hermanas de Cambiaso, patrocinada por Nadia Schujman –abogados integrantes a su vez del equipo jurídico de Hijos Rosario–, solicitaron al Tribunal Oral Federal 2 (TOF2) de Rosario las mismas penas para los nueve imputados restantes.

En el proceso oral están acusados por los secuestros, tormentos y posterior homicidio de Cambiaso y Pereyra Rossi, ocurridos sobre el final de la última dictadura, once militares, policías y Personal Civil de Inteligencia retirados.

La abogada de Hijos, Nadia Schujman, representante particular de las hermanas de Osvaldo Cambiaso, solicitó prisión perpetua para Bignone como autor mediato de los delitos de privación ilegal de la libertad, aplicación de tormentos y homicidio agravado.

Las mismas figuras penales escogió para acusar a Patti, pero en calidad de coautor de esos delitos, al entender que participó directamente de los hechos ventilados durante el juicio, explicó Schujman.
Cambiaso y Pereyra Rossi, que militaban en la línea interna del PJ “Intransigencia y Movilización” durante el proceso de apertura democrática, fueron secuestrados el 14 de mayo de 1983 del bar “Magnum” de Rosario por un grupo de militares y PCI que reportaban al Segundo Cuerpo de Ejército, que entonces tenía asiento en esta ciudad.

De acuerdo a la acusación, trasladaron en un camión militar a los dos secuestrados hasta un galón de las afueras de Rosario, cedido por una familia rosarina que colaboró con la represión, donde fueron sometidos a torturas.

La investigación determinó que luego fueron entregados a una patrulla del Comando Radioeléctrico de Tigre al mando de Patti e integrada por dos suboficiales, uno de los cuales está muerto.
Los cuerpos baleados de “Carlón” Pereyra Rossi y “El Viejo” Cambiaso aparecieron en un camino rural cercano a la localidad bonaerense de Lima dos días después.

Las autopsias determinaron que tenían signos de torturas y heridas de balas disparadas desde corta distancia, a modo de “remate”.

Los querellantes alegaron que ambos crímenes, sobre el final de la dictadura, buscaban “condicionar a la democracia en general” y “al peronismo en particular” ante las inminentes elecciones de diciembre de 1983.

Además de Patti y Bignone, las querellas pidieron hoy prisión perpetua de cumplimiento efectivo en cárcel común para los imputados Rodolfo Rodríguez, exjefe del Departamento III de Operaciones del Comando del II Cuerpo del Ejército; el segundo del Destacamento de Inteligencia de Rosario, Luis Américo Muñoz; y el jefe del II Cuerpo, Carlos Lucena.

A Lucena y Rodríguez los acusó como autor mediato de privación ilegal de la libertad, aplicación de tormentos y homicidio, y a Muñoz como coautor de esos delitos.

La misma acusación recibieron de la querella el ex jefe de Inteligencia Pascual Guerrieri; el ex policía bonaerense Juan Spataro y los entonces PCI Walter Pagano, Juan Andrés Cabrera, Ariel López y Carlos Sfulcini.

Según fijó el tribunal, el juicio continuará el miércoles próximo con el alegato final de la Fiscalía.

Imagen del inicio del juicio. Foto: Andrés Macera.

Con la tecnología de Blogger.