sábado, marzo 23, 2013

Juicio a represores de la dictadura en San Lorenzo: Arrancaron este lunes las audiencias contra los militares retirados Cervera y Maderna y el civil Rodríguez



El Tribunal Oral Federal 1 (TOF1) de Rosario comenzó a juzgar este viernes a los militares retirados Rubén Osvaldo Cervera y Horacio Hugo Maderna y al civil Pedro Alberto Rodríguez por el secuestro y las torturas que padeció durante la última dictadura el entonces titular del Sindicato de Municipales de San Lorenzo, Manuel Ricardo Casado. En la primera audiencia, que se realizó en la mañana del viernes en los Tribunales federales Rosario, la secretaría del TOF1 leyó la requisitoria de elevación a juicio de la querella, a cargo del abogado Gustavo Feldman, y luego hizo lo propio la fiscal del caso, Mabel Colalongo. Luego, el tribunal convocó a una nueva audiencia para el 11 de abril, cuando las partes debatirán las cuestiones preliminares y la fiscalía solicitará que este juicio se unifique con el resto de las causas por delitos de lesa humanidad cometidos en San Lorenzo, en su mayoría contra trabajadores y delegados sindicales de base.

“Aunque incompleto, se ha llegado a una buena meta porque comienza uno de los juicios del cordón industrial, por el compañero Manuel Casado que era el secretario general del Sindicato de Municipales de San Lorenzo”, dijo Edilio Quiroga, que fue convocado como testigo en el juicio oral.

“Nosotros pretendemos que se juzguen juntos con los otros casos para demostrar el plan sistemático de la represión, que fundamentalmente en el cordón industrial fue contra los trabajadores”, añadió Quiroga, quien fue testigo del secuestro de Casado el 25 de marzo de 1976. En la causa están imputados el teniente coronel (re) Rubén Cervera, el capitán (re) Horacio Maderna y el abogado Pedro Rodríguez, alias Pili. 

En marzo de 1976 Cervera era el jefe del Batallón 121 de Arsenales de la localidad de Fray Luis Beltrán, lindera con San Lorenzo, y fue nombrado como interventor de este municipio durante el gobierno de facto. Maderna ocupaba el segundo puesto en jerarquía en el Batallón de Arsenales y fue designado secretario de Gobierno de la intendencia de San Lorenzo; mientras que Rodríguez continuó como asesor jurídico del municipio, cargo que ya detentaba antes del Golpe de Estado. 

Según la investigación, Casado fue secuestrado el 25 de marzo de 1976 en el cruce las calles Urquiza y San Martín de la localidad de San Lorenzo, cuando regresaba del cementerio junto a sus dos hermanas, que ahora son testigos en el juicio oral que se inició este viernes. Personal militar lo revisó y un cabo 1º de apellido Pintos le dio dos culatazos con su arma en la cabeza para luego subirlo a un camión, en el que fue trasladado al municipio de San Lorenzo, señala el expediente. 

En la requisitoria de elevación a juicio leída esta mañana en el TOF1, se señala que Casado “en la intendencia fue interrogado por Cervera y también por Maderna, quien le preguntó por unas armas y le informó que quedaba detenido”. Según el expediente, “Pintos le dijo «terrorista hijo de puta, vas a hablar o te voy a matar», y le pegó una fuerte patada”. 

Casado, que también militaba en la agrupación “Sabino Navarro”, una organización de superficie de Montoneros, “también vio a Rodríguez junto a Cervera y a Maderna y el primero de ellos le dijo: «Ésta es la última que hacés, de ésta no te salvas»”, reseña el pedido de elevación a juicio. Agrega que luego la víctima fue trasladada al Batallón 121 de Arsenales donde “fue puesto y torturado sobre lo que sus captores llamaban parilla. Mientras se lo torturaba le decían «montonero», «terrorista», y le preguntaban dónde tenías las armas”. De acuerdo a la investigación judicial, “mientras lo torturaban y lo golpeaban estaba ahí Rodríguez, que miraba y preguntaba acompañando a Cervera y a Maderna.” 

Tras ser torturado en el Batallón, Casado fue trasladado a la Jefatura de Policía de San Lorenzo donde estuvo detenido tres días antes de ser liberado. Los dos militares y el civil Rodríguez están procesados en la causa por privación ilegítima de la libertad, tormentos, amenazas y violencia, imputaciones agravadas por realizarse en concurso real y por sus condiciones de funcionarios públicos al momento de los hechos, explicó el abogado Feldman. 

El inicio de las audiencias fue acompañado en las puertas de los tribunales federales locales por militantes del espacio Juicio y Castigo de Rosario y organismos de derechos humanos de San Lorenzo, quienes realizaron una radio abierta. “En este caso hay una sola víctima, Manuel Casado, que fue secuestrado y torturado pero es un sobreviviente. 

Esta causa lamentablemente se ha separado de las causas del cordón industrial donde tenemos muchos compañeros desaparecidos, entre ellos mi esposo Hugo Parente”, recordó Viviana Della Siega sobre su marido, que era conscripto del Batallón 121 de Arsenales y permanece desaparecido desde el 8 de julio de 1976. Además, la mujer recordó que el imputado Rodríguez “estuvo militando con nosotros” durante “el gobierno popular de 1973, pero antes de 1976 él se mostró fuertemente aliado con sectores de la ortodoxia peronista que después supimos que algunos de ellos eran servicios de informaciones de la Marina”. 

“Después del 24 de marzo se alineó con la dictadura. Se cree que él fue quien llevó la lista de los compañeros al Batallón, aunque eso aún no se pudo comprobar”, concluyó Della Siega. 

En la imagen, el represor Pedro Pili Rodríguez. Foto de Graciela Borda.
Con la tecnología de Blogger.