lunes, marzo 26, 2012

La Justicia condenó a perpetua al represor Ramón Díaz Bessone por delitos de lesa humanidad

El Tribunal Oral Federal Nº 2 (TOF2) de Rosario condenó a prisión perpetua al ex comandante del Segundo Cuerpo del Ejército durante la última dictadura, Ramón Genaro Díaz Bessone, por los delitos de homicidio calificado por alevosía, privación ilegítima de la libertad y tormentos aplicados contra presos políticos.

Además, el tribunal condenó a prisión perpetua al ex oficial de la policía local José Rubén Lo Fiego, mientras que estableció penas de 25, 12 y 10 años de cárcel común para otros tres policías acusados de delitos de lesa humanidad y dictó la absolución del civil Ricardo Miguel Chomicky.

El TOF 2, integrado por Otmar Paulucci, Beatriz Cavallero y Jorge Venegas Echagüe, resolvió este mediodía que las penas sean cumplidas con detención efectiva y en "cárceles comunes del Servicio Penitenciario".

En el caso de Díaz Bessone, que fue hallado autor de 13 homicidios y decenas de privaciones ilegales de la libertad, aplicación de tormentos y asociación ilícita, el TOF 2 resolvió que la prisión se hará efectiva "previo análisis de salud" del militar retirado, el único que no estuvo en la sala de audiencias.

"Para nosotras, para 36 años de lucha, 30.000 desaparecidos, miles de asesinatos y torturados, me parece que merecían otra cosa", dijo tras la lectura de la sentencia Elsa `Chiche` Massa, integrante de Madres de la Plaza 25 de Mayo de Rosario.

"Yo de leyes no entiendo mucho, yo sé que mi hijo falta desde hace 36 años y que lo estoy buscando más de lo que estuvo conmigo", agregó.

Si bien las penas solicitadas para algunos de los imputados eran mayores, tanto los querellantes como los testigos y sobrevivientes coincidieron en celebrar que "hubo condenas" y que "se realizaron en democracia".

Al igual que Díaz Bessone, el ex oficial de la policía rosarina y uno de los máximos responsables del centro clandestino de detenciones que funcionó en el Servicio de Informaciones local, José Rubén `El Ciego` Lo Fiego, fue condenado a prisión perpetua por dos homicidios, privaciones ilegales de la libertad, tormentos y asociación ilícita.

En tanto, el ex policía Mario Alfredo `El Cura` Marcote recibió una condena de 25 años de prisión, mientras que sus ex colegas Ramón Rito Vergara y José Carlos Scortechini fueron sentenciados a 12 y 10 años de prisión respectivamente.

Estos últimos tres imputados no estaban acusados por homicidios, sino por privación ilegal de la libertad, aplicación de tormentos y asociación ilícita en detrimento de las más de 90 víctimas cuyos padecimientos se ventilaron en el juicio oral iniciado en julio de 2010.

Finalmente, el civil Ricardo Chomicky, un militante de la Juventud Peronista que fue secuestrado y torturado en el Servicio de Informaciones y según dos decenas de testimonios fue "colaboracionista" en el SI, fue absuelto por el tribunal.

La fiscalía había solicitado la absolución de Chomicky y dos de las querellas -la de la Agrupación HIJOS y la de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación- no habían presentado cargos contra el acusado de complicidad con la represión ilegal.

Más de 4.000 rosarinos se concentraron este mediodía en la puerta de los tribunales federales locales para esperar la sentencia.

"Estamos conformes en términos generales, porque esto es una sentencia y eso es muy importante como sociedad", dijo Ana Oberlin, abogada de la Secretaría de Derechos Humamos y querellante en el juicio.

"Que haya sentencia fortalece la democracia, de todas maneras nos queda un sabor amargo, porque si bien una de las figuras más relevantes de este juicio fue Díaz Bessone y fue condenado a cadena perpetua, nos parecen muy escasas las penas de 10 y 12 años que les dieron a Scortechini y Vergara", abundó.

La testigo y sobreviviente del SI, Marta Bertolino, dijo que "los delitos están probados, nos vamos con alegría por algunas condenas y con el compromiso de seguir trabajando por las que no nos conforman".

"La sentencia no nos gusta del todo, porque el genocidio ha sido tan terrible, tan dramático y difícil de sobrellevar que toda condena se queda corta", agregó.

Stella Hernández, dirigente del gremio de Prensa local y sobreviviente del SI, sostuvo: "No nos tiene que empañar esta fiesta el hecho de que las condenas no fueron todo lo que tenían que ser. Festejamos porque hubo condenas. En tres décadas no nos pudieron vencer, no nos pudieron hacer callar".

La abogada de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH), Gabriela Durrutti, sostuvo tras la lectura de la sentencia que "hay mucho para celebrar, hay dos perpetuas, hay 25 años, hay dos condenas que vamos a tener que discutir pero para eso estamos acá".

Además, puntualizó que "es la primera condena del más grande centro clandestino de detenciones de Rosario y tenemos que estar celebrando".

Su colega, la abogada Jessica Pellegrini, llamó "a celebrar, que es un día de fiesta, y mañana mientras haya genocidas nosotros vamos a seguir acá".

Por su parte, el titular del bloque oficialista de la Cámara de Diputados, Agustín Rossi, quien estuvo presente en tribunales, dijo que "estamos en presencia de un día histórico en Rosario" porque "hoy tenemos una sensación mayor de justicia, es un día que hemos esperado muchos".

El diputado se manifestó "conforme sobre las dos primeras sentencias" y dijo que tiene una "mirada distinta" sobre las restantes.

El referente santafesino del Movimiento Evita y diputado provincial, Gerardo Rico, compartió el diagnóstico de Rossi y agregó que los represores "tuvieron la oportunidad de ser juzgados en la democracia y nuestros compañeros no tuvieron ninguna oportunidad, y fueron asesinados y torturados salvajemente".

Con la tecnología de Blogger.