miércoles, octubre 12, 2011

Causa Díaz Bessone: Continuó el alegato de la fiscalía

El fiscal federal rosarino Gonzalo Stara lamentó hoy que “sólo esté acusado Ramón Genaro Díaz Bessone por las privaciones ilegítimas de la libertad”, al pormenorizar la prueba reunida en el juicio oral y público por delitos de lesa humanidad en el caso de la denominada Masacre de Los Surgentes, ocurrida el 17 de octubre de 1976 y en la que fueron asesinados en esa localidad cordobesa siete presos políticos que permanecían secuestrados en el Servicio de Informaciones (SI) de la policía de Rosario.

Stara lamentó que de los seis imputados en la causa Díaz Bessone, que juzga delitos de lesa humanidad cometidos en esta ciudad durante la última dictadura, sólo el ex comandante del Segundo Cuerpo del Ejército esté acusado por los fusilamientos de los siete detenidos, y nada más que por su secuestro y no por los tormentos que sufrieron durante su estadía en el SI y los posteriores asesinatos.

“También se encuentran acreditados los secuestro, las torturas y los asesinatos de las víctimas que fueron arrojadas en Los Surgentes en una clara maniobra para borrar las huellas de los delitos cometidos”, dijo esta mañana el representante del Ministerio Público durante su alegato acerca de la prueba reunida.

“De la documental que intenta darle legalidad a estos homicidios, confrontados con la verdad y con los testimonios brindados en este juicio, surge a la clara la finalidad que tenían” los represores, abundó Stara.

En el juicio oral y público de la causa Díaz Bessone, que se lleva adelante en el Tribunal Oral Federal Nº 2 de Rosario (TOF2), sólo se juzgan los secuestros de cuatro de las siete víctimas de la Masacre de Los Surgentes, explicó hoy el fiscal.

Según detalló Stara en la audiencia de esta mañana, se trata de las privaciones ilegítimas de la libertad de Analía Murgiondo, Eduardo Felipe Laus, José Antonio Oyarzábal y Daniel Oscar Barjacoba.

El listado de víctimas se completa con María Cristina Márquez, Cristina Costanzo y Sergio Abdo Jalil, quienes junto a sus compañeros de detención ilegal en el SI fueron trasladados de ese centro clandestino ubicado en el centro de Rosario el 17 de octubre de 1976, para aparecer asesinados en un camino rural cercano a la localidad cordobesa de Los Surgentes, ubicada a 140 kilómetros de esta ciudad.

Varios testimonios de sobrevivientes brindados en el juicio oral de la causa Díaz Bessone señalaron que las víctimas de Los Surgentes permanecieron detenidos y fueron sometidos a tormentos en el SI durante 1976.

Entre otros, el fiscal Stara recordó hoy los testimonios de Carlos Pérez Rizzo, Gustavo Píccolo y Ana María Ferrari, quienes identificaron a las cuatro víctimas cuyos casos se juzgan en la causa Díaz Bessone como detenidos en el Servicios de Informaciones de la policía local.

“El paso de las víctimas de Los Surgentes fue negado en el SI”, recordó hoy el fiscal, al hacer referencia al intento de la burocracia del Terrorismo de Estado por rechazar la detención previa de las víctimas acribilladas a balazos.

Luego señaló que la sobreviviente “Ana María Ferrari dio cuenta del paso por el Servicio del ‘Laucha’ Laus y del ‘Ciruja’ Oyarzábal”.

Relató que el testigo “Carlos Pérez Rizzo también vio a Oyarzábal y Laus, porque compartió con ellos la detención y se conocían de antes, a la vez que dio detalles de cómo fueron bajados de La Favela (uno de las habitaciones del centro clandestino donde los detenidos no tenían vendas) y cómo fueron llevados” en la madrugada del 17 de octubre de 1976.

En cuanto al caso de Analía Murgiondo, quien fue detenido junto a su hija, “testigos que la vieron en el SI contaron pidió a los otros secuestrados que se la cuidaran”, dijo Stara.

“Carlos Pérez Rizzo da cuenta no sólo de que Analía Murgiondo estuvo en el SI, sino que era interrogada por el propio (jefe del centro clandestino, el fallecido Agustín) Feced, y ante la resistencia de ella Feced mandó a buscar a la hija para utilizarla en la sala de torturas”, abundó el fiscal en su alegato.

El representante del Ministerio Público también recordó que en 1985 los cuerpos de las siete víctimas de la Masacre de los Surgentes “fueron incinerados” en el cementerio San Vicente de esa localidad.

En la causa Díaz Bessone, cuyo juicio lleva más de un año y transita su etapa final, también están imputados los ex policías José Rubén Lo Fiego; José Carlos Scortechini; Mario Alfredo Marcote y Ramón Rito Vergara; y el civil Ricardo Miguel Chomicky, acusado de colaboracionista por ex compañeros de cautiverio.
Luciano Couso / Télam / Redacción Rosario.
Con la tecnología de Blogger.