sábado, septiembre 10, 2011

Juicio Hospital Militar de Paraná: Testigos que parecen saber más

El socio propietario del Instituto de Pediatría de Paraná (IPP), Miguel Torrealday, admitió este viernes haber estado a cargo del área de neonatología de ese centro asistencial en 1978, pero advirtió que "no se sentía jefe" y que estaba en ese lugar por "su experiencia y conocimientos".

El médico fue buscado en su domicilio por el tribunal federal oral de esta ciudad para que amplie la declaración testimonial brindada el jueves, en la que negó haber estado al frente de esa área.

En la novena jornada del juicio que investiga el funcionamiento de una maternidad clandestina en el Hospital Militar de Paraná y la derivación de los hijos mellizos de la detenida-desaparecida Raquel Negro al IPP, Torrealday terminó reconociendo su desempeño en la sala de neonatología.

El médico, que recibió una advertencia del presidente del tribunal, Roberto López Arango, para que conteste lo que se le pregunta y "no se vaya por las ramas", admitió haber estado a cargo de neonatología, luego de que otros dos socios del IPP fueron careados y coincidieron en que Torrealday desempeñaba esa función.

Los socios propietarios del IPP, David Vainstub y Angel Schroeder, concidieron también en la falta de control que existía en ese instituto sobre los médicos externos, que podían internar pacientes "en forma abierta" y darles el alta sin que ellos tuvieran conocimiento.

Ambos médicos coincidieron también en que desconocían que los bebés de Raquel Negro, presumiblemente nacidos en el hospital militar local en 1978, fueron internados en el IPP, como reconocieron enfermeras y otros profesionales de ambos institutos.

"Yo nunca había visto el libro de registro de pacientes, hasta la visita de (la titular de Abuelas de Plaza de Mayo), Estela de Carloto", reveló Schroeder, luego de que Vainstub sostuviera lo mismo un rato antes.

De la declaración de ambos profesionales también surgió que en los `70 en el IPP "no había control de quién retiraba a un bebé".

"Cualquier persona podía ir y decir que iba a retirar el bebé", reconocieron cuando el tribunal les preguntó sobre el procedimiento para retirar a algún niño dado de alta del instituto.

Sobre el particular Vainstub recalcó que el IPP "era una institución abierta. Los médicos de todo Paraná venían con el chico, lo internaban, lo seguían, los medicaban y hasta le daban el alta".

"Cualquier médico de Paraná podía internar sin que nosotros intervengamos", insistió el profesional.

En un pasaje de su declaración, Schroeder dijo que Torrealday era "quien comandaba" el servicio de Neonatología del IPP, pero luego se retractó y dijo que sólo atendía a sus pacientes.

Esta circunstancia fue advertida por los abogados querellantes, quienes pidieron un careo con Vainstub.

Finalmente, ambos profesionals reconocieron que Torrealday estaba al frente de esa área "por su experiencia y conocimientos".

En la causa Hospital militar están siendo juzgados los ex integrantes del Destacamento de Inteligencia 121 de Rosario, coronel retirado Pascual Oscar Guerrieri; el militar y abogado Juan Daniel Amelong; el ex personal civil de Inteligencia Walter Salvador Dionisio Pagano; los ex militares retirados Jorge Alberto Fariña y Marino Héctor González; y el ex jefe de terapia intensiva del hospital militar local, juan Antonio Zaccaría.

En la causa se investiga el robo de bebés y la sustitución de identidad de los mellizos de Raquel Negro, nacidos en el Hospital Militar de Paraná en marzo de 1978.

Uno de los bebés de la mujer es Sabrina Gullino, quien recuperó su identidad en 2008.(Télam)
Con la tecnología de Blogger.