miércoles, septiembre 07, 2011

Juicio en Paraná: “Se atendían niños que venían procedentes del Hospital Militar”

El médico pediatra Alfredo Sors, quien en mayo de 1978 ingresó a trabajar en el Instituto de Pediatría de Paraná (IPP), reconoció que en ese centro asistencial ingresaban bebés provenientes del nosocomio militar local.
“Puedo asegurar que, después de mayo del `78, atendíamos a niños que ingresaban desde el Hospital Militar y de otros centros privados", afirmó el profesional durante la séptima jornada del juicio oral y público que investiga el funcionamiento de una maternidad clandestina en el hospital militar de la capital entrerriana.

En la causa se investiga la sustracción y sustitución de identidad de los hijos mellizos de la detenida-desaparecida Raquel Negro, nacidos en el hospital militar local en 1978 luego de que trasladasen a su madre desde el centro de detención clandestino conocido como Quinta de Funes, ubicado a pocos kilómetros de Rosario.

En su declaración, Sors sostuvo que hubiese sido un hecho inusual la internación de los mellizos de Raquel Negro sin un debido registro administrativo en el IPP, y opinó que si el varón de los mellizos padecía una cardiopatía congénita, como declararon otros médicos y enfermeras, debió haber sido derivado a centros especializados de Córdoba o de la Capital Federal, de mayor complejidad.

El médico aclaró que ingresó al IPP en mayo del `78 y que no intervino en la atención de los mellizos, uno de los cuales, Sabrina Gullino, recuperó su identidad en 2008.

Durante la jornada de este miércoles también declararon cuatro enfermeras del hospital militar, una de las cuales dijo no haber tenido "ninguna noticia" del nacimiento de los bebés en ese lugar.

También dieron su versión una instrumentista y un laboratorista, que admitieron conocer "por el boca en boca" el nacimiento de los mellizos de Raquel Negro en ese nosocomio castrense durante la última dictadura militar.

Por otra parte, el Tribunal Federal local dispuso que un médico del Tribunal Oral 2 de Rosario verifique el estado de salud del represor Eduardo Costanzo, quien no se presentó a declarar la semana pasada a causa de estar afectado por un problema de salud.

Constanzo, ex integrante de un grupo de tareas de Rosario, fue quien dio los detalles sobre el operativo de traslado de la detenida desaparecida Raquel Negro hasta el Hospital Militar de Paraná.

Según el represor, la mujer fue trasladada desde el centro de detención ilegal conocido como Quinta de Funes, cerca de Rosario, hasta el hospital militar de Paraná, donde dio a luz a mellizos.

Constanzo declaró que, tras el parto, la niña fue dejada en un asilo de huérfanos de Rosario, desde donde fue entregada a la justicia y dada en adopción legal a un matrimonio. Esta niña, anotada como Sabrina Gullino, recuperó su identidad en el año 2008.

Según la declaración de Constanzo, después del parto, Raquel Negro fue ejecutada por el jefe del batallón de inteligencia 122 de Rosario, Paúl Navone, quien también se apropió del mellizo varón de la detenida-desaparecida.

Constanzo también dio detalles de la "Operación México", en la que la pareja de Raquel Negro y padre de los mellizos, Tulio Valenzuela, fue trasladado a ese país para entregar a la cúpula de la organización Montoneros al gobierno militar.

Valenzuela logró escaparse del grupo de militares con los que viajó a México y denunció públicamente la operación.

En la causa del Hospital Militar están procesados, por el delito de sustracción y sustitución de identidad de los hijos de Negro y de Valenzuela, el médico Juan Antonio Zaccaría, y los ex militares integrantes del Destacamento de Inteligencia 121 de Rosario Pascual Guerrieri, Juan Amelong, Jorge Fariña, Héctor González y Walter Pagano.

Fuente: Télam
Con la tecnología de Blogger.