jueves, agosto 25, 2011

Juicio Hospital Militar: Declaró el médico Zaccaría


El médico militar Juan Antonio Zaccaría, imputado en la causa que investiga el funcionamiento durante la última dictadura de una maternidad clandestina en el hospital militar de Paraná, admitió que "había casos que no se registraban (en ese nosocomio) porque estaban internados en forma ilegal o no correcta".

El médico, que se desempeñó como jefe de terapia intensiva en 1978 cuando la detenida-desaparecida Raquel Negro dio a luz mellizos en el hospital militar, dijo que nunca antes "tomó contacto con los otros imputados" y que no los conocía hasta la iniciación de la causa.

Zaccaría accedió a declarar ante el tribunal oral federal de Paraná luego de que los jueces rechazaron un pedido de su abogado defensor, Humberto Franchi, para que se anule el proceso contra el médico a raíz de los problemas físicos y psíquicos que argumentó.

Zaccaría ingresó hoy a la sala donde se ventila el juicio en una silla de ruedas, aunque ayer lo había hecho por sus propios medios.

Con aparentes dificultades auditivas y para expresarse, el médico reconoció que en 1978, cuando Raquel Negro fue internada para dar a luz mellizos, se desempeñaba como jefe de terapia intensiva del hospital militar local.

Dijo que su trabajo se limitaba a "recibir órdenes de la superioridad", pero no recordó el nombre del jefe de la guarnición de ejército local.

Explicó que el primer contacto que tuvo con Raquel Negro y los mellizos fue al día siguiente del nacimiento, cuando llegó al hospital y se encontró con ellos.

Dijo desconocer dónde nacieron los niños y reconoció que la internación de ambos en terapia intensiva "era algo excepcional".

"Yo no hice nada porque no soy obstetra ni pediatra, pregunté porqué estaban ahí, pero nadie me contestó", agregó.

Zaccaría explicó que los bebés "estaban en incubadoras o cunas chicas", aunque aclaró "no recuerdo bien".

Dijo que fue a la jefatura del hospital a pedir explicaciones y que, cuando regresó, los chicos ya no estaban más en terapia intensiva.

"Los habían hecho desaparecer. Creo que los llevaron a un instituto privado de pediatría de Paraná", agregó.

Calificó al hecho de "irregular" y dijo que, aunque dio la novedad verbalmente a la jefatura del hospital "no tuve ninguna respuesta".

Consultado sobre el estado de salud de los niños, comentó que creía que "el varón estaba mal y la nena bien".

Dijo que no alcanzó a darles ninguna indicación a las enfermeras "porque no me dieron tiempo a nada. En l5 minutos los llevaron, no sé dónde", remarcó.

Zaccaría dijo no recordar si Raquel Negro quedó internada en terapia intensiva. "Yo la vi durante 5 minutos, su aspecto era bueno, pero hablé muy poco con ella", agregó.

El médico aseguró no tener "idea del destino de Raquel Negro", aunque recordó que "siempre había algún militar junto a ella".

"Yo no era amigo de eso, pero tuve que tenerla internada", reconoció.

Dijo además desconocer si había detenidos internados en el hospital militar.

"No sé si estaban inscriptos en el libro de registros. Había cosas que no se registraban porque estaban internados en forma ilegal o no correcta", completó.

En el inicio de la segunda jornada del juicio que investiga el funcionamiento de una maternidad clandestina en el hospital militar local, el defensor oficial de los cinco militares imputados, Mario Franchi, pidió la nulidad del juicio y la incompetencia del Tribunal.

El abogado argumentó que las actuaciones corresponden al tribunal oral número 1 de Rosario, donde operaba el grupo de tareas que es juzgado ahora en Paraná, acusado de traer a la mujer desde la Quinta de Funes para tener mellizos en el hospital militar local.

También consideró que el debate debe ser anulado porque faltan pruebas pedidas y recursos pendientes de resolución.

Este planteo fue rechazado por el tribunal por "improcedente", porque los hechos investigados ocurrieron en la capital entrerriana.

El militar y abogado Juan Amelong, imputado en la causa, ejercitando su propia defensa, planteó la incompetencia de los jueces federales y pidió ser juzgado por un tribunal militar, solicitud que fue descartada de plano por los magistrados.

En la Causa Hospital Militar se investiga la internación de Raquel Negro en ese lugar para dar a luz mellizos.

Uno de los niños, fue abandonado en un horfanato de Rosario y luego dado en adopción como Sabrina Gullino, hasta que recuperó su identidad en 2008.

El niño y la madre nunca fueron encontrados y se ignora su paradero.

El juicio continuará mañana con las declaraciones de los cinco militares que integraban el grupo de tareas del Destacamento de Inteligencia 121 de Rosario durante la dictadura: Pascual Oscar Guerrieri, Juan Daniel Amelong, Walter Salvador Dionisio Pagano, Jorge Alberto Fariña y Marino Héctor González.

Fuente: Télam
Con la tecnología de Blogger.