martes, agosto 30, 2011

Juicio Hospital Militar de Paraná: Sabrina y Sebastián

Los hijos de Raquel Negro –la militante que estaba embarazada de mellizos cuando fue desaparecida por integrantes del Batallón 121 del Ejército–, Sabrina Gullino y Sebastián Álvarez, ofrecerán sus testimonios en el juicio por robo de bebés en el Hospital Militar de Paraná. Además declarará el represor Eduardo Tucu Costanzo. Con esos testimonios continuará este miércoles el proceso en los tribunales federales de la capital entrerriana, en el marco del juicio que investiga el funcionamiento de una maternidad clandestina en el hospital militar de esta ciudad.


La audiencia del juicio, en el que son juzgados cinco militares y un ex médico militar, está convocada para las 10. A esa hora se hará presente junto a su hermano Sebastián, la nieta recuperada en 2008, Sabrina Gullino, una de los mellizos que esperaba parir Raquel Negro al momento de su desaparición.

Los acusados son los ex integrantes del Destacamento de Inteligencia 121 coronel (re) Pascual Guerrieri, el militar y abogado Juan Amelong, el ex personal civil de Inteligencia Walter Pagano, los ex militares (re) Jorge Fariña y Marino Héctor González, y el ex jefe de terapia intensiva del hospital militar local, Juan Antonio Zaccaría.

En la causa se investiga el robo de bebés y la sustitución de identidad de los mellizos de Raquel Negro, nacidos en el Hospital Militar de Paraná en marzo de 1978. Uno de esos bebés es Sabrina Gullino quien en la actualidad milita en la agrupación HIJOS y con su medio hermano, Sebastián Alvarez, se constituyeron en querellantes en la causa.

Raquel Negro fue trasladada desde la Quinta de Funes, en Rosario, para dar a luz mellizos, uno de los cuales, Sabrina, recuperó su identidad en diciembre de 2008. Del hermano mellizo de la chica, se desconoce su destino.

Junto con Gullino declarará Eduardo Costanzo, un ex integrante de un grupo de tareas de Rosario, que fue quien brindó detalles del operativo de traslado de la mujer hasta el hospital militar local y de la suerte que corrieron los niños.

La internación de Raquel Negro en el hospital militar local fue reconocida por el médico militar Juan Antonio Zaccaría, imputado en la causa que investiga el funcionamiento de la maternidad clandestina.

Zaccaría admitió que en ese hospital "había personas que no se registraban, porque estaban internados en forma ilegal o no correcta".
Estas declaraciones fueron completadas en la tercera jornada del juicio por el ex jefe del batallón de inteligencia 121 de Rosario, coronel Pascual Guerrieri, quien afirmó que la detenida-desaparecida Raquel Negro "fue ejecutada" en 1978 por el mayor Pascual Navone, quien también se apropió del hijo recién nacido de la mujer, que hasta ahora no ha sido encontrado.

En su declaración, Guerrieri afirmó que la orden de trasladar a Negro para que diera a luz mellizos en el hospital militar de Paraná fue dada por el entonces comandante del 2do. Cuerpo de Ejército, general Leopoldo Fortunato Galtieri Amelong, también imputado en la causa, coincidió con Guerrieri en que son inocentes de los hechos que se les imputan y que los responsables fueron Navone y Costanzo.

Según delcaró una de las abogadas querellantes, Ana Oberlin, la versión de Guerrieri y Amelong, de apuntar contra Navone y Costanzo, es una "estratégia jurídica" para deslindar sus resposabilidades en los hechos investigados.

Foto: Télam
Con la tecnología de Blogger.