martes, agosto 09, 2011

Causa Díaz Bessone: Alegato de HIJOS

La agrupación HIJOS comenzó este martes con su alegato en el juicio contra represores del Servicio de Informaciones de la policía de Rosario. Nadia Schujman, una de las abogadas, repasó los crímenes cometidos por los acusados entre los que recordó “la tortura de bebés, de embarazadas, las violaciones, así como un sinfín de situaciones que no podrán ser borradas”. El Tribunal Oral Federal Nº 2 de Rosario continuó así con el proceso contra el ex jefe del II Cuerpo de Ejército Ramón Díaz Bessone y otros cinco imputados, por delitos cometidos durante la dictadura.

La audiencia se inició cerca de las 11 con la primera parte del alegato de HIJOS. Al comienzo de su alegato Schujman planteó que “esta causa comenzó a gestarse aún antes de la reanudación democrática. Los primeros testimonios se fueron brindando en familiares y APDH, cuando todavía la dictadura militar usurpaba el gobierno de nuestro país. Con gran valor los familiares comenzaron a organizarse, a intercambiar información, y el aporte de una gran abogada fue crucial en esto, Delia Rodríguez Araya, quien dirigió las presentaciones que se hicieron ante la justicia provincial y federal en el año 1983”.

Para dar cuenta de uno de los roles que cumplió la dictadura, la abogada citó las palabras de uno de los sobrevivientes del Servicio de Informaciones, Enzo Tossi, y recordó que dijo que “era necesario implementar desde el terror del estado la desaparición de personas para que millones de personas del pueblo acepten su propia desaparición como sujeto político en democracia”.

“Hemos escuchado ‒refirió Schujman‒, a lo largo de este juicio que refleja sólo una pequeña parte de los casos que contiene la causa Feced, la descripción del terror en el SI con la frase «la banalidad del mal», como dijo la testigo y sobreviviente Stella Hernández, quien a su vez citó a Hannah Arendt, la crueldad en límites que cuesta poder incluso oír; la tortura de bebés, de embarazadas, el ensañamiento en una herida cuando alguien estaba lastimado, las violaciones, así como un sinfín de situaciones que podría seguir enumerando, que ya todos escuchamos y supongo no podrán ser borradas”.

En su alegato, los integrantes de HIJOS reconocieron el rol trascendental cumplido por el ex presidente Néstor Kirchner, al convertir al reclamo de juicio y castigo en política de estado. “Seria obtuso e injusto no reconocer que conjuntamente con ese reclamo histórico de juicio y castigo existió la voluntad de un gobierno que facilitó que ese camino pudiera ser transitado en esta etapa que estamos viviendo”, dijo Schujman.

La abogada de HIJOS, describió el marco histórico en el que se desarrollaron los crímenes investigados. “El genocidio, como estrategia para configurar el modelo de la Nación Argentina, ha sido una realidad que varias veces han sufrido las grandes mayorías de los pobladores de estas tierras a lo largo de la historia. Desde el aniquilamiento de los pueblos originarios hasta la última dictadura cívico-militar, un mismo sector de la sociedad, el poder económico concentrado local y extranjero, recurrió una y otra vez a la misma metodología, aunque con claros matices de época”.

Y luego agregó que “tras dejar de lado los postulados de los militares surgidos de las Revolución de Mayo, como Manuel Belgrano, José de San Martín, Martín Miguel de Güemes, y tantos otros, que sentaron las bases de un proyecto de nación que tenía como banderas la independencia, la fraternidad, la libertad y la igualdad; las fuerzas armadas argentinas se pusieron al servicio de las elites económicas aliadas al poder internacional, y traicionaron a la patria y a su pueblo, una y otra vez".

Schujman indicó que “la larga cadena de golpes militares que interrumpieron el estado de derecho durante la era Constitucional argentina (con sus correlatos de represión, muerte, torturas, desapariciones y proscripciones); puede leerse como una espiral ascendente de violencia desatada por las Fuerzas Armadas, que en todos los casos respondieron a los mismos sectores (instigadores y beneficiarios de las dictaduras)”. Y a continuación añadió “que en todos los casos también tuvieron como víctimas a los mismos damnificados: las grandes mayorías sociales en general, y la clase trabajadora en particular”.

La letrada recordó “al contralmirante Arturo Rial, quien fue extremadamente claro para expresar el objetivo trazado por el golpe de estado que depuso al gobierno constitucional de Juan Perón en septiembre de 1955. «Sepan ustedes que la Revolución Libertadora se hizo para que el hijo del barrendero muera barrendero», dijo el Marino en aquellos años”. Y amplió: “Meses antes de aquel golpe, el 16 de junio de 1955, esos mismos militares habían perpetrado uno de los delitos de lesa humanidad más escandalosos de la historia argentina, el bombardeo hecho por aviones de la marina a la casa Rosada y la plaza de Mayo, que dejó en un sólo día la lista inacabada de 350 muertos. Ninguno tuvo justicia”.

“Es clave reconocer ‒dijo Schujman‒, el sentido que tuvo la impunidad con que se cubrieron cada uno de los crímenes cometidos por los gobiernos ilegales surgidos de los golpes de estado. Porque cada dictadura fue más violenta que la anterior. Y cada una vino luego precedida por una total ausencia de justicia”.

La abogada de HIJOS, afirmó que “alguien dijo una vez que la mejor manera de invitar a que un delito se vuelva a cometer, es dejarlo sin condena, en la total impunidad. Y eso es lo que pasó en nuestro país con los crímenes de lesa humanidad y los golpes de estado”, para luego asegurar: “Entre otras cosas, en este proceso estamos reclamando que ya es hora de que se corte de una vez y para siempre con esa espiral; y esa es una tarea en la que Justicia argentina tiene una responsabilidad excluyente”.

Tras desplegar el marco histórico en el que se juzga a los imputados del juicio, Schujman realizó una descripción acabada de cómo era y funcionó el centro clandestino de detención que operó en el SI, tarea para la que se utilizó las declaraciones de los más de 150 testigos producido en el debate.

Luego dio paso a un pormenorizado repaso de los casos de los querellantes que representan los abogados de HIJOS. En ese sentido Schujman dio cuenta del secuestro, las torturas y las terribles situaciones vividas por los ex detenidos políticos, Gustavo Mechetti, Juan Pablo Bustamante, Esteban Mariño y Ana Ferrari, y de los homicidios de Miriam Moro y Roberto De Vicenzo. No alcanzó a desplegar el último de los casos, el de la sobreviviente Carmen Lucero, ya que el tribunal cortó la audiencia a las 16 y anunció que el juicio continuará mañana miércoles a partir de las 9.30.

Cuando Schujman concluya con el desarrollo del caso de Lucero, el otro abogado de HIJOS, Álvaro Baella, será el encargado de dar cuenta de la prueba por imputado, la calificación legal (la adecuación de las conductas de los imputados a los tipos del Código Penal) y el pedido de pena.

La causa

En el juicio, además de Díaz Bessone, son juzgados José Rubén Lofiego, Mario Alfredo Marcote, Ramón Rito Vergara, José Carlos Scortechini y Ricardo Miguel Chomicki.

Los imputados son acusados de integrar el aparto represivo que operó entre 1976 y 1979 en el entonces Servicio de Informaciones (SI) de la policía rosarina, el centro clandestino de detenciones más importante del sur de la provincia de Santa Fe.

El SI funcionó en la ochava de Dorrego y San Lorenzo, en pleno centro de esta ciudad, en un viejo edificio donde estuvo durante años la Jefatura de Policía de Rosario y que ahora alberga a la sede local de la Gobernación. Se estima que por ese lugar pasaron al menos 1.800 detenidos-desaparecidos.

Esta parte de la causa Díaz Bessone que fue elevada a juicio oral, tiene 91 víctimas del terrorismo de Estado y más de 150 testigos que han ido aportando sus relatos sobre lo ocurrido en el SI durante el primer año de la última dictadura.

El TOF 2 está integrado por los jueces Otmar Paulucci, Beatriz Caballero de Barabani y Jorge Venegas Echagüe, mientras que el equipo fiscal que lleva adelante la acusación está conformado por Gonzalo Stara y Mario Gambacorta.

El juicio se puede ver en vivo desde la página de la provincia de Santa Fe en la siguiente dirección: http://www.santafe.gov.ar/index.php/web/guia/multimedia

Foto: Graciela Borda

Con la tecnología de Blogger.