martes, junio 28, 2011

Juicío Díaz Bessone: Amnesia policial

Por Juane Basso. En el juicio contra represores del Servicio de Informaciones de la policía (SI) ‒el centro clandestino de detención más grande que funcionó durante la dictadura en Rosario‒, este martes declaró el secretario privado de Agustín Feced, el ex oficial Ricardo Corrales, quien no “recordó nada”. La fiscalía y las querellas no le hicieron preguntas porque “debe ser indagado como imputado”.
En la jornada realizada en el Tribunal Oral Federal N° II de Rosario, hubo dos declaraciones y varias chicanas y planteos. Primero fue el turno del ex oficial Corrales y luego testificó el cineasta rosarino Héctor Nene Molina.


Corrales fue propuesto como testigo por Germán Artola, el abogado de oficio que representa a los ex policías acusados Mario Marcote, Carlos Scorteccini y Ramón Vergara.


El policía retirado, un hombre de avanza edad, se notó esquivo y eludió con poca credibilidad a las preguntas servidas en bandeja por el defensor de los represores. Corrales repitió casi siempre no recordar nada.


“¿Quien era su jefe?”, preguntó el defensor Artola. “Pasaron muchos jefes, en este momento no me acuerdo”, repitió varias veces, y luego se iluminó: “El Coronel Duré, después vino el comandante Feced”.


“¿Concurría a las distintas dependencias de la jefatura?”, preguntó más adelante Artola. “Nunca, jamás”, contestó el oficial retirado.


La fiscalía y los abogados querellantes no realizaron ninguna pregunta a Corrales, por considerarlo “una pieza importante del engranaje represivo que funcionó en el SI”, y esperan que sea citado a declaración indagatoria en la parte del expediente que todavía tramita en instrucción. Los jueces tampoco realizaron consultas al testigo de Artola.


Tras una discusión entre defensores de los imputados y el tribunal, sobre los procedimientos para encontrar a uno de los testigos propuestos por estos, Héctor Galarza Azzoni, abogado del ex preso político y al mismo tiempo acusado en el juicio, Ricardo Chomicky, solicitó a los jueces que se ingrese como documentación un texto de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, en el que el organismo de derechos humanos fundamenta por qué no se deben enjuiciar a quienes fueron secuestrados en un centro clandestino de detención. Chomicky fue señalado como “colaborador” por varios de los sobrevivientes del SI, mientras que él argumentó que fue “reducido a la servidumbre” por la patota de Feced.


Una de terror


El otro declarante de este martes fue el reconocido cineasta local, Héctor Nene Molina. El testigo ofreció un material en crudo de un trabajo que realizó en el SI hace años atrás, en ocasión en la que filmó la vuelta al ex centro clandestino de detención de tres sobrevivientes del SI, Eduardo Seminara, Alfredo Vivono y Carlos Perez Risso.


Luego de los testimonios, desde el tribunal informaron que el juicio se suspenderá hasta el 19 de julio, fecha en la que se retomarán las audiencias, y en la que anunciaron que se fijará fecha para realizar una inspección ocular en el ex SI, a la que concurrirá el ex preso político Carlos Perez Risso ‒uno de los tres sobrevivientes que se habían visto minutos antes en el video de Molina‒, a propuesto del fiscal Gonzalo Stara.


En este juicio están sentados en el banquillo de los acusados al ex comandante del Segundo Cuerpo del Ejército, Ramón Genaro Díaz Bessone; a los ex policías rosarinos José Rubén Lo Fiego, Ramón Rito Vergara, Mario Alfredo Marcote y José Carlos Scortechini; y Ricardo Miguel Chomicky.


Los imputados son acusados de integrar el aparto represivo que operó entre 1976 y 1979 en el entonces Servicio de Informaciones (SI) de la policía rosarina, el centro clandestino de detenciones más importante del sur de la provincia de Santa Fe.


El SI funcionó en la ochava de Dorrego y San Lorenzo, en pleno centro de esta ciudad, en un viejo edificio donde estuvo durante años la Jefatura de Policía de Rosario y que ahora alberga a la sede local de la Gobernación. Se estima que por ese lugar pasaron al menos 1.800 detenidos-desaparecidos.


Esta parte de la causa Díaz Bessone que fue elevada a juicio oral, tiene 91 víctimas del terrorismo de Estado y más de 160 testigos que han ido aportando sus relatos sobre lo ocurrido en el SI durante el primer año de la última dictadura.


El TOF 2 está integrado por los jueces Otmar Paulucci, Beatriz Caballero de Barabani y Jorge Venegas Echagüe, mientras que el equipo fiscal que lleva adelante la acusación está conformado por Gonzalo Stara y Mario Gambacorta.


La de este martes fue la última audiencia antes de que comience la feria judicial. El juicio contra una parte de la patota del comandante de gendarmería, Agustín Feced, continuará el próximo 19 de julio.


Con la tecnología de Blogger.