lunes, agosto 02, 2010

Nuevas pruebas para la causa Díaz Bessone

La identificación de los restos del ciudadano francés Yves Domergue y la mejicana Cristina Cialceta Marul, enterrados en 1976 en una tumba NN en el cementerio de Melincué –en el sudoeste de Santa Fe– se convertirán en prueba en causas por delitos de lesa humanidad cometidos por la última dictadura que se llevan adelante en Rosario.

Así lo confirmo a Télam Nadia Schujman, abogada del equipo jurídico de derechos humanos de esta ciudad.

En el caso de Domergue, militante del Partido Revolucionario del Pueblo (PRT), la familia se constituirá en querellante esta semana en la causa por su desaparición que se tramita en los juzgados federales de esta ciudad, explicó Schujman.

En tanto, la desaparición de su compañera, Cristina Cialceta, es uno de los 93 casos que se ventilan en el juicio oral contra el ex comandante del Segundo Cuerpo del Ejército, Ramón Genero Díaz Bessone, que comenzó hace dos semanas en el Tribunal Oral Federal 2 (TOF2) de Rosario.

“Tanto la identificación de sus restos como el expediente judicial hallado en Melincué se incorporan como prueba al juicio, porque si bien la misma se produjo luego de la elevación a juicio del expediente contra Díaz Bessone, antes no estaba disponible”, explicó Schujman.

La desaparición de la mejicana Cialceta constituye uno de los 17 casos de homicidio por los que se acusa a Díaz Bessone, porque “en la jurisdicción de Rosario los tribunales federales presumen que la desaparición de una persona constituye su homicidio”, añadió la abogada.

Ahora, con la identificación de sus restos en el cementerio de Melincué, también está la prueba del homicidio de la militante mejicana.

Domergue y Cialceta fueron secuestrados en Rosario el 20 de septiembre de 1976 en las inmediaciones del Batallón de Comunicaciones 121 del Ejército, pero no hubo ningún tipo de rastro ni testigo directo del secuestro, ni pistas del paso de la pareja por los centros clandestinos de detención que funcionario en la región.

Sus cuerpos, acribillados a balazos, aparecieron en un camino rural cerca de la localidad de Carrera, a pocos kilómetros de Melincué, donde los encontró un hombre que transitaba por el lugar y dio aviso a la policía.

Finalmente, fueron enterrados como NN en el cementerio de esa ciudad del sudoeste santafesino en plena dictadura militar.

Yves Domergue tenía 22 años y Cristina Cialceta 20 cuando fueron secuestrados y asesinados.

La identificación de sus restos, realizada por el Equipo Argentino de Antropología Forense, fue anunciada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner el miércoles pasado en la Casa Rosada, junto a los familiares de las víctimas.

En el hallazgo de los cuerpos intervino también la secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Santa Fe, a partir de una investigación realizada por alumnos de quinto año de la escuela Nº 425 de Melincué, que recabaron datos sobre los militantes enterrados como NN en el cementerio de esa ciudad en 1976.

redaccionrosario.com
Con la tecnología de Blogger.