jueves, febrero 18, 2010

Costanzo le respondió a Amelong

Eduardo “Tucu” Costanzo, uno de los cinco acusados en el juicio por crímenes cometidos durante el terrorismo de estado que se desarrolla en el Tribunal Oral Federal N°1 de Rosario, respondió a otro de los imputados, Juan “Daniel” Amelong –que lo había tratado de “enfermo mentiroso”–, y confirmó que éste estuvo presente en el campo La Intermedia el día que “fueron asesinados catorce militantes montoneros, antes de tirarlos en avión a la Bahía de San Borombón”

La audiencia del juicio que se sigue contra los responsables de cinco centros clandestinos de detención y torturas de la dictadura en Rosario, por donde pasaron más de sesenta detenidos –de los cuales una veintena continúan desaparecidos–, continuó este miércoles con el cierre de la ampliación declaratoria del imputado Juan Amelong, quien luego de ocupar las dos jornadas anteriores con sus ataques verbales contra los testigos, aceptó que el tribunal le hiciera algunas pocas preguntas.

Después de que finalizara Amelong, el que volvió a pedir la palabra fue el represor Eduardo “Tucu” Costanzo. “Amelong quiere desacreditarme”, dijo el Tucu, y señaló una serie de hechos para demostrar que Juan Amelong sí estuvo presente el día de los asesinatos a catorce militantes montoneros perpetrados en el campo La Intermedia –propiedad de la familia Amelong–.

“Me acordé que en La Intermedia estuvo el cura Maguire. Un día López y yo fuimos a trasladarlo de la Intermedia al destacamento. Pero eso fue dos o tres meses después que mataron a los catorce”, dijo Costanzo para demostrar cuan comprometido estaba con los asesinatos y otros secuestros el entonces teniente Juan “Daniel” Amelong.

Costanzo describió una serie de detalles del día de los homicidios para acreditar que Amelong participó de los mismos. “Eso que dice Amelong que sólo arreglaba autos es mentira” indicó el Tucu y agregó: “En la cadena de mandos, después de Fariña y Marino González venía él”.

En otro pasaje de su declaración, Costanzó, apuntando como lo hizo a lo largo de todo el juicio, a despegarse de sus coimputados, planteó: “Me arrepiento de haber entrado a trabajar al ejército argentino, pensando que era una buena institución , y no la lacra con que me encontré”.

El Tucu se dirigió luego a los abogados de las víctimas y dijo: “Yo estoy orgulloso de haber colaborado con la justicia, dando nombre y apellido de los culpables. Vengo denunciando desde 18 años atrás, cuando no había justicia ni querellantes que me escucharan. Debo recordarle a los querellantes, que no deberían medir a todos con el mismo método. Si soy culpable de algún homicidio, tortura, aceptaría la pena. Me siento culpable y arrepentido".

La audiencia concluyó luego de que el tribunal resolviera no hacer lugar a nuevas medidas solicitadas por los abogados de los represores. El próximo lunes comenzarán finalmente los alegatos de las querellas, es decir la acusación final de los abogados de las víctimas.



Con la tecnología de Blogger.