lunes, febrero 22, 2010

Comenzaron los alegatos

Este lunes comenzaron los alegatos de las querellas en el juicio contra los cinco represores que operaron en los centros clandestinos de detención Quinta de Funes y Fabrica de Armas, que funcionaron durante la dictadura militar en Rosario. Pacual Guerrieri, Jorge Fariña, Juan Amelong, Walter Pagano y Eduardo Costanzo –imputados de secuestro, torturas y diecisiete homicidios y desapariciones– debieron escuchar la acusación de los abogados de sus víctimas. La audiencia continuará este martes con el alegato de los abogados de HIJOS Rosario, que quedó interrumpido las 22.30 por un corte de luz.

Este lunes arrancaron los alegatos en la causa Guerrieri, que investiga delitos cometidos por el terrorismo de Estado en distintos cinco centros clandestinos de detención de la zona. El juicio se inició en agosto del año pasado en el Tribunal Oral Federal N° 1 de Rosario y se estima que culminará en el transcurso de este mes.

El alegato, es el momento de la acusación final que realizan los querellantes a través de sus abogados.

Este lunes comenzó haciendo lo propio la abogada de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, Ana María Figueroa, quien concluyó su alocución solicitando la pena máxima para los cinco imputados: "cadena perpetua".

A las 17.30 iniciaron su acusación las abogadas de HIJOS Rosario, Ana Oberlin y Nadia Schujman, quienes representan a Eduardo Toniolli, Fernando Dusex, Alicia Gutierrez, Sebastián Álvarez –familiares de desaparecidos– y Olga Moyano –sobreviviente del centro clandestino Fábrica Militar–.

El alegato de HIJOS, que llevaba más de cinco horas de exposición, quedó interrumpido a las 22.30 cuando un corte de energía eléctrica obligó a los jueces del TOF1 a suspender la audiencia hasta el martes a las 9.

Si bien todavía faltaba buena parte de su alegato, desde HIJOS adelantaron que “el valor de la prueba producido es indiscutible” por lo que pedirán al tribunal “cadena perpetua para todos los imputados”.

Con la tecnología de Blogger.