lunes, septiembre 14, 2009

Quinta jornada del Juicio Guerrieri-Amelong

Recién este lunes, luego del corte realizado al mediodía, terminaron de leerse las requisitorias (acusaciones) contra los represores de la causa Guerrieri – Amelong, y se abrió la instancia de presentación oral de las cuestiones preliminares. La defensa de los represores impugnó al fiscal Gonzalo Stara, por ya haber sido en su momento abogado de algunas de las víctimas del terrorismo de estado querellantes en esta causa.

Alrededor de cuarenta horas llevó la lectura de las acusaciones contra los cinco represores que actuaron durante la última dictadura militar en los centros clandestino de detención conocidos como Quinta de Funes y Fábrica Militar de Armas y que están siendo juzgados por estos días en el Tribunal Federal Oral 1 de Rosario.

El ex teniente coronel Pascual Guerrieri, el ex teniente Juan Amelong, el ex mayor Jorge Fariña, y los agentes Walter Pagano y Eduardo Costanzo debieron escuchar durante cuatro jornadas y media, la cantidad pavorosa de crímenes de lesa humanidad que cometieron, entre ellos: el secuestro de una treintena de militantes, el homicidio y desaparición de dieciséis de ellos, y las terribles torturas a las que sometieron a los detenidos.

La audiencia de este lunes prosiguió hasta alrededor de las 16.30 con las lecturas de las requisitorias. A esa hora, el secretario concluyó con la lectura y el presidente del Tribunal consultó a los represores imputados si “habían comprendido” lo que se les había leído. El represor Daniel Amelong respondió en tono irónico que “le habían quedado algunas dudas”. Luego su abogado lo desautorizó, y dijo al tribunal que su defendido “había comprendido correctamente”.

El primer juicio contra los genocidas de Rosario y la región, pudo así avanzar hacia una nueva instancia –la de las cuestiones preliminares–, pero enseguida la audiencia se vio suspendida.
Uno de los primeros planteos preliminares fue realizado por los abogados de la agrupación H.I.J.O.S., quienes solicitaron al tribunal que revea la idea de organización de la Sala, ya que consideraron “intimidatorio” el hecho de que los testigos y querellantes tengan que declarar con los represores y los abogados de estos a sus espaldas, lo que los haría revivir el momento de sus interrogatorios durante sus cautiverios.
Luego, la defensa de los represores recusó a uno de los fiscales, Gonzalo Stara, por ya haber sido en su momento abogado de víctimas del terrorismo de estado y querellantes de esta causa.

Por su parte, Stara, respondió que consideraba arcaico el planteo, y argumentó que el derecho en nuestro país ha avanzado hacia el posicionamiento de la fiscalía hacia “un rol acusatorio”, afirmó que la querella y la fiscalía representan a la misma parte, por lo cual no habría contradicción, y solicitó al tribunal que rechace el pedido de los defensores de los imputados.

A continuación el presidente del Tribunal interino,Jorge Benegas Echague, anunció un cuarto intermedio hasta el martes a las 9.30, para deliberar y resolver si da lugar o rechaza la recusación de Stara.
Con la tecnología de Blogger.