martes, septiembre 22, 2009

Séptima jornada del Juicio Guerrieri - Amelong

El represor Eduardo “Tucu” Costanzo realizó un pormenorizado detalle de cómo funcionaron los centros clandestinos de detención Quinta de Funes, Escuela Magnasco, La Intermedia, La Calamita y Fábrica Militar. Confesó su participación en el aparato represivo, se distanció de sus camaradas de armas y aseguró que “sólo manejaba autos y nunca toqué a nadie”. Pascual Guerrieri y Juan Daniel Amelong se negaron a declarar y en cambio hicieron una cerrada defensa del accionar del ejército durante la dictadura.

Luego de las respuestas del Tribunal Oral Federal N1 a los planteos preliminares, en el marco del primer juicio oral contra responsables del terrorismo de estado en Rosario, comenzó la esperada etapa de las declaraciones indagatorias, es decir, la hora de que hablen los represores y respondan sobre los delitos de que se los acusa.

La audiencia de este martes arrancará con la declaración del ex mayor Jorge Fariña, que el lunes no pudo estar porque había fallecido su padre de 96 años. Luego de su declaración comenzarán a dar su testimonio los testigos.

La hora de los represores

El primero en ser llamado a declarar fue el militar de mayor rango entre los cinco represores juzgados, el ex teniente Coronel Pascual Guerrieri, quien se dijo “inocente”, se negó a declarar y sólo hizo una defensa del desempeño del ejército durante los años del terrorismo de estado.

Lo mismo sucedió cuando fue llamado a declarar el ex teniente Juan Amelong. El teniente “Daniel”, tal cual era su apodo, también se negó a declarar y al igual que Guerrieri defendió con “orgullo” lo hecho como oficial del ejército durante la dictadura, etapa que calificó como una “guerra".

Finalizado el receso de mediodía, alrededor de las cinco de la tarde el citado fue el agente de inteligencia Walter Pagano, quien solamente dijo que “no iba a declarar” y volvió a sentarse junto a los otros imputados.

Finalmente llegó el turno de Eduardo Costanzo. Y prendió el ventilador. Costanzo no sólo aceptó declarar sino que se dedicó describir el funcionamiento de los centros clandestinos de detención en los que trabajo y realizó un repaso por los nombres de cada uno de los participantes de la patota del ejército.

Costanzo comenzó diciendo que “quería agradecer a este tribunal por esta oportunidad, por ser este el día más feliz de mi vida. Ya antes no lo pude hacer ya que me encontraba prácticamente secuestrado, Silvani, Aguirre, y Amelgon me quisieron asesinar mientras estuvimos detenidos en el Batallón. El plan era matarme antes de que cumpliera 74 años, así yo no declaraba todo los que se”.

Costanzo aseguró que todas las órdenes del “trabajo” cotidiano en los distintos centros de detención eran impartidas por “Guerrieri, Fariña o Amelong”.

El “Tucu” anunció al tribunal que “iba a nombrar a las persona que integraban el destacamento” y comenzó a mencionarlos y a agregar algún dato de cada uno. El siguiente es un punteo realizado por el equipo de El Diario del Juicio, de algunos de los hechos y personajes mencionados por Costanzo:

Rubén “el Petiso” Aguilar. “Estuvo en el secuestro y tortura de Adriana Arce. Sacaba fotografías a todos los detenidos antes de ser arrojados al mar, poruqe era fotógrafo. Hoy está encargado de una agencia de seguridad”.

Francisco Scilabra. “Estuvo en el asesinato de 27 personas en Monje, en un chalet. Es uno de los integrantes de los vuelos de la muerte”.

Sebastián “filtro”, ex yerno de Potánzzi. “Es quien secuestra a Pereira Rossi y Cambiasso, junto al gato Andrada (ex arquero de central), y este les va pisando la cabeza hasta donde aparecen fusilados los dos.”

Carlos Isaach, alias Carlitos. “Cavó el pozo para enterrar a Remo, arrojaba cadáveres en la bahía de San Borombón. Junto a Aldo, u oreja, y al capitán López.

Ariel López. “Quien mató a patadas y fue quien traslada a Cambiasso y Pereira Rossi. Participaba de los vuelos de la muerte, contaba cómo iban los cadáveres flameando en el aire y se despezaban al tocar el mar”.

Carlos Sfulcini, alias Carlos Bianchi. “Tenía el manejo judicial. Organiza el asalto y robo de los archivos de la Conadep en tribunales provinciales. Fue acompañante de Porra en el falcon que trasladaba a la detenida Morandi a Santa Fe antes de su asesinato”.

Pelliza, Armando o cráneo. “Asesinó a un muchacho de nombre Remo. Se ponía la chaquetilla blanca e inyectaba a los detenidos y fue en los vuelos de la muerte.”

Ricardo Rodríguez, alias Patilla. “Dueño de una wiskería del centro. Salía con la patota sin ser nombrado en el destacamento. Era el que estuvo en el chalet de monje de Rolón. Participó del secuestro de la mujer ciega de calle Santiago, donde hoy se encuentra la Casa de la Memoria”.

Ruscoe o Ricardo Ríos o barbeta. “Cavó el pozo para enterrar a Remo. Falsificó la documentación de Laluf y Fariña para viajar a México. Estuvo en la Quinta de Funes, La Intermedia, Magnasco. Estuvo en el secuestro de Arce.

Gustavo Bueno, Germán Benegas. “Cavó el pozo donde enterraron a Remo, quien había sido asesinado por Isach, López y Porra. Este Bueno denuncia que Rodolfo Isach era el asesino número 1, tuvo que huir porque lo iban a matar. Rodolfo Isach sigue siendo el intocable”.

Cabrera, alias “el Barba”. “Único autorizado a interrogar porque hizo un curso de interrogatorio. Torturó a Tito Messiez durante 5 horas. Torturó a Adriana Arce, y a los enfermeros. Estuvo en el secuestro de la Ciega de Santiago 2815 y participó de vuelos de la muerte.”

Walter Pagano, alias Sergio Paz. “También cava el pozo para enterrar a Remo. Asesinó al hijo de Imhoff con un golpe de karate”.

Juan Carlos Bossi. “Se ponía una chaquetilla de médico y les ponía una “corbatita” los detenidos. La corbatita era una goma de las que usan para sacar sangre, y se la ponían a los detenidos en el cuello hasta que quedaban muertos. Él era quien iba a asesinar a mi hijo porque detuvo a Pagano”.

Ariel Porra, alias Puma. “Asesinó a Remo, hizo detener a Rivero. Conduce en un Falcon a Ariel, el enfermero desde la Fábrica de Armas a Santa Fe por orden de Gurrera. Yo voy llevando a Nadia en otro auto atrás. Recuerdo que esta chica me pregunta “donde estoy” y le dije que en Santa Fe. Luego Gurrera me dice que acerque el auto hasta unos camiones donde se los llevan.
Después me entero que les hacen un consejo de guerra presidido por Jauregui totalmente borracho y que a Nadia la atan a un poste y la fusilan. Ariel ya estaba muerto.”

El sargento Mario Vera. “Conoce el traslado de Nadia y Ariel y participó en el secuestro de Adriana Arce y en el aborto que le practicaron arriba de la mesa donde comíamos.”

Rodolfo Isach, alias Agustín. “Es el que le dio muerte a los catorce de la Quinta de Funes que fueron llevados a la Intermedia con un silenciador y dos tiros en el corazón a cada uno. Es otro que cabo el pozo de Remo, y que también participó de los vuelo de los muertes. Coloca una bomba al Dr Rios por orden de Cerrutti”.

Jorqe Perez Blanco, alias W. “Es quien detiene a una tal Negra, luego a diez más del ERP.

Marino Gonzales, alias Pepe. “Es quien comanda el secuestro de Arce, y organiza la internación de Raquel (Raque Negro, detenida de la Quinta de Funes embarazada de mellizos) haciéndola pasar por la sobrina de Galtieri. Era el 1 para tirar los cuerpos al mar.

Juan Amelong, alias Teniente Daniel. “Fue quien también practicó el aborto a Adriana Arce. También formo parte de los vuelos de la muerte. Es el mismo que junto a Fariña , Isach y Guerrieri asesino a los 14 detenidos”.

Jorge Fariña. “Es uno de los que debe dar cuenta de todos los desaparecidos de La Calamita , la intermedia. Ordenó traer a la ciega y un chico de diez años que lo termina entregando Cabrera. Viajo a Mexico para secuestrar a Vaca Narvaja y Firmenich”

Pascual Guerrieri, alias Jorge. Era el que comandaba todo, era el que daba las órdenes. Una vez cuenta como había inventado una nueva manera de tirar los cuerpos al mar”.





Imagen: Fiscales y Secretarios del juicio.
Con la tecnología de Blogger.