lunes, septiembre 07, 2009

Siguen las acusaciones contra los genocidas

La segunda semana del primer juicio oral a cinco incriminados de cometer crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura en Rosario se inicia este lunes con la continuidad de la lectura de los requerimientos de elevación a juicio de las causas Quinta de Funes y Fábrica de Armas. Esta semana finalizaría la lectura de las acusaciones para pasar luego a las cuestiones preliminares, donde la defensa de los represores buscará dilatar la llegada del proceso de producción de pruebas.
Fotos de la primera semana de audiencias.



En rigor, recién la tercera semana comenzarían las declaraciones indagatorias a los imputados para después pasar al relato de los casi cien testigos que tienen las causas mencionadas, que el tribunal unificó bajo el nombre de Guerrieri-Amelong.
En total son diez los requerimientos de elevación a juicio de esta causa que investiga el accionar del terrorismo de Estado en la ciudad y alrededores, contando los de la fiscalía y los de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, que se constituyó como querellante.

Hasta el momento se leyeron cinco requerimientos, todos pertenecientes a la causa Quinta de Funes. La secretaría del tribunal informó en el comienzo del juicio al ex teniente coronel Pascual Guerrieri, el ex teniente Juan Amelong, el ex mayor Jorge Fariña, y los agentes Walter Pagano y Eduardo Costanzo sobre los hechos aberrantes que pesan sobre sus espaldas de acuerdo a las declaraciones testimoniales recabadas en la etapa de instrucción.

Todos los represores están acusados de privación ilegítima de la libertad, amenazas, tormentos y desaparición física. Actuaron con jerarquía y reparto de tareas bajo la órbita del Segundo Cuerpo de Ejército (que abarcó las provincias de Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Chaco y Formosa) y del Destacamento de Inteligencia 121.

En esas acusaciones ya leídas se narraron con lujos de detalles el plan siniestro de secuestro, tortura y muerte aplicado en las cárceles clandestinas Quinta de Funes, La Intermedia (en la autopista a Santa Fe), La Calamita (Granadero Baigorria), la Escuela Magnasco y la Fábrica de Armas Domingo Matheu. Se les imputa privación ilegítima de la libertad de treinta personas, la desaparición de los cuerpos de dieciséis militantes y el robo de dos bebés.

Una vez que concluya la lectura de las requisitorias, el proceso judicial pasará, como se dijo, a la etapa de las cuestiones preliminares. Ahí la defensa de los acusados planteará de forma oral la nulidad del debate para no llegar a la producción de pruebas y así intentará dilatar todo lo que más pueda la instancia de los alegatos y la sentencia. Los argumentos que pueden llegar a esgrimir los abogados defensores de los acusados son los mismos que en otras causas ligadas al genocidio: delitos que prescribieron, la in-constitucionalidad de la anulación de las leyes de obediencia debida y punto final –con las que fueron beneficiados– y que llegado el caso sean juzgados ante un tribunal militar, para citar algunos. La defensa de los querellantes responderá oralmente y el tribunal deberá decidir en el momento si hace lugar a los planteos.

Cabe recordar que ni bien arrancó la primera audiencia del juicio oral, la defensa de los represores recusó a Gonzalo Stara, fiscal coadyuvante que asiste a la fiscal subrogante Mabel Colalongo, por haber sido defensor de la querella en otra causa por delitos de lesa humanidad. En ese momento el tribunal dijo que la recusación debería presentarse en la etapa de las cuestiones preliminares.

Después llegará el turno de la declaración indagatoria de los imputados, aunque podrían abstenerse de utilizar este medio de defensa. En ese caso se leerán las declaraciones que los represores hicieron ante el juzgado de primera instancia, durante el curso de la investigación. Y luego vendrán las declaraciones testimoniales para la acumulación de pruebas contra los imputados. Hay 93 testigos entre familiares de víctimas, sobrevivientes y otras personas que aportarán cuestiones de contexto, como por ejemplo, periodistas que han investigado los sucesos ocurridos en aquellos años oscuros de la historia argentina.

Esta semana el proceso de juzgamiento a los responsables del terrorismo de Estado se desarrollará desde este lunes y hasta el miércoles inclusive, en los horarios de siempre. El Tribunal Oral Federal Nº 1 que juzga a los represores procesistas está integrado por Otmar Paulucci, Beatriz Caballero de Barabani y Jorge Venegas Echagüe. Se comunicó que la presidencia del tribunal ira rotando todas las semanas. La primera jornada del juicio estuvo a cargo de Paulucci, y este lunes presidirá el tribunal la jueza Caballero de Baravani.
(artículo producido por redaccionrosario.com para El Diario de los Juicios)
Con la tecnología de Blogger.